The New York Times 2024-03-28 01:37:34


Israel Deploys Expansive Facial Recognition Program in Gaza

Within minutes of walking through an Israeli military checkpoint along Gaza’s central highway on Nov. 19, the Palestinian poet Mosab Abu Toha was asked to step out of the crowd. He put down his 3-year-old son, whom he was carrying, and sat in front of a military jeep.

Half an hour later, Mr. Abu Toha heard his name called. Then he was blindfolded and led away for interrogation.

“I had no idea what was happening or how they could suddenly know my full legal name,” said the 31-year-old, who added that he had no ties to the militant group Hamas and had been trying to leave Gaza for Egypt.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

Israel and Hezbollah Trade Fire, With Deaths Reported on Both Sides

Hezbollah militants fired dozens of rockets into northern Israel from Lebanon on Wednesday, in what they said was retaliation for an Israeli strike in southern Lebanon overnight.

The militants’ barrage came as pro-Palestinian protesters turned up the pressure on the government in neighboring Jordan to sever ties with Israel. It also came as the United States said a previously canceled meeting with an Israeli delegation in Washington to discuss a planned offensive into the southern Gazan city of Rafah would be rescheduled.

For months, Hezbollah, the Iranian-backed group based in Lebanon, has traded fire with Israeli forces across the border, and on Wednesday, the Israeli military said its forces had targeted a “significant terrorist operative” near the town of al-Habbariyeh in southern Lebanon.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

A Pivot to China Saved Elon Musk. It Also Binds Him to Beijing.

When Elon Musk unveiled the first Chinese-made Teslas in Shanghai in 2020, he went off script and started dancing. Peeling off his jacket, he flung it across the stage in a partial striptease.

Mr. Musk had reason to celebrate. A few years earlier, with Tesla on the brink of failure, he had bet on China, which offered cheap parts and capable workers — and which needed Tesla as an anchor to jump-start its fledgling electric vehicle industry.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

Worries Over Ethnic Tensions Have Kremlin Treading Carefully on Massacre

At a memorial service this week outside the concert hall where Islamist extremists are suspected of carrying out a deadly terrorist attack, one of Russia’s most popular pro-Kremlin rappers warned “right-wing and far-right groups” that they must not “incite ethnic hatred.”

At a televised meeting about the attack, Russia’s top prosecutor, Igor Krasnov, pledged that his service was paying “special attention” to preventing “interethnic and interfaith conflicts.”

And when President Vladimir V. Putin made his first comments on the tragedy last weekend, he said he would not allow anyone to “sow the poisonous seeds of hatred, panic and discord in our multiethnic society.”

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

Thailand Lawmakers Bring Same-Sex Marriage a Crucial Step Closer

Thailand’s House of Representatives on Wednesday overwhelmingly passed a bill that would legalize same-sex marriage, bringing the measure a significant step closer to becoming law.

The bill passed by 400 votes to 10, with a handful of abstentions, and now the legislation goes to the Senate. If it passes there, and if Thailand’s king approves it, the country will become the first in Southeast Asia to recognize same-sex marriages. In Asia more broadly, only Taiwan and Nepal have done so.

Thailand’s bill describes marriage as a partnership between two individuals, rather than between a woman and a man. It will also give L.G.B.T.Q. couples equal rights to various tax savings, the ability to inherit property and the power to give medical treatment consent for partners who are incapacitated. The draft will also grant adoption rights. Thai law currently allows only heterosexual couples to adopt, although single women can adopt children with special needs.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

What Lies Beneath: London Boat Race Marred by Sewage Concerns

The warning was stern: Do not enter the water. Not because of the tide. Not because of sharks. Because of the sewage.

For almost two centuries, rowers from Oxford University have raced their rivals from Cambridge in a contest that typically ends with jubilant members of the victorious crew jumping into the River Thames in celebration.

This year they will be staying as dry as possible.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

Inside the Garrick, the Elite Men-Only London Club Rocked by Criticism

On a side street in Covent Garden stands an imposing palazzo-style building, strangely out of place amid the burger joints and neon marquees of London’s theater district. It houses the Garrick Club, one of Britain’s oldest men’s clubs, and on any given weekday, a lunch table in its baronial dining room is one of the hottest tickets in town.

A visitor lucky enough to cadge an invitation from a member might end up in the company of a Supreme Court justice, the master of an Oxford college or the editor of a London newspaper. The odds are that person would be a man. Women are excluded from membership in the Garrick and permitted only as guests, a long-simmering source of tension that has recently erupted into a full-blown furor.

After The Guardian, a London newspaper, put a fresh spotlight on the Garrick’s men-only policy, naming and shaming some of its rarefied members from a leaked membership list, two senior British government officials resigned from the club: Richard Moore, the chief of the Secret Intelligence Service, and Simon Case, the cabinet secretary, who oversees nearly half a million public employees.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

Israeli Hostage Says She Was Sexually Assaulted and Tortured in Gaza

Patrick Kingsley and

The reporters interviewed Amit Soussana for eight hours and doctors she spoke with immediately after her release. They also reviewed medical records, videos, text messages and photographs.

Amit Soussana, an Israeli lawyer, was abducted from her home on Oct. 7, beaten and dragged into Gaza by at least 10 men, some armed. Several days into her captivity, she said, her guard began asking about her sex life.

Ms. Soussana said she was held alone in a child’s bedroom, chained by her left ankle. Sometimes, the guard would enter, sit beside her on the bed, lift her shirt and touch her, she said.

He also repeatedly asked when her period was due. When her period ended, around Oct. 18, she tried to put him off by pretending that she was bleeding for nearly a week, she recalled.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

Russia Has No Formal Death Penalty. Some Want to Change That.

The attack at a concert hall just outside Moscow that killed 139 people last Friday has prompted some Russians to call for bringing back capital punishment in Russia, and to execute the assailants.

Through a combination of presidential action and court rulings, Russia has had a moratorium on the death penalty for 28 years. And yet capital punishment remains on the books — suspended but not abolished outright.

Russian officials disagree on whether and how it could be resurrected, and the country’s Constitutional Court said on Tuesday that it would look into the matter.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

It’s a Statue of Prince Philip. Really. But Now It Has to Go.

The bronze statue in Cambridge, England, is 13 feet tall. The figure wears academic robes and a mortarboard. It doesn’t exactly have a face, since its head appears to be wrapped in a twisted cloth.

Who does this statue, titled “The Don,” allegedly depict? It’s, uh, Prince Philip. Sure enough, a plaque under the sculpture reads: “H.R.H. Prince Philip Duke of Edinburgh, Chancellor, University of Cambridge, 1977-2011.”

But the artwork has not conjured up thoughts of Philip, who died in 2021, for many who have seen it. And the statue has also not met with the international acclaim accorded to Michaelangelo’s David or China’s Terracotta Army. To say the least.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

Turkey Details Visits by Accused Moscow Attackers to Istanbul

Two men accused in the terrorist attack on a Moscow concert hall spent time in Istanbul just weeks before the assault, a senior Turkish security official said on Tuesday, adding that the shortness of the men’s visits suggested that they had not been radicalized in Turkey.

The information came on the same day that the Turkish Interior minister, Ali Yerlikaya, wrote on the platform X that the Turkish security services had caught 147 people alleged to have connections to the Islamic State since last June.

Mr. Yerlikaya did not say how many of those suspects had been apprehended since the concert hall attack in Moscow last week or whether any of those previously arrested were believed to have links to that attack. The Islamic State has claimed responsibility for the assault.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

Snakes in the Grass — and Under the Piano, by the Pool and in the Prison

Natasha Frost spent two days trailing snake catchers on the Sunshine Coast, Australia.

Leer en español

The phone rings. It’s the local prison. There’s a snake in a cell. Within a few hours, snakes have also been spotted at a school, beneath a piano stored in a private garage and near a lagoon-like swimming pool at a retirement home. Customers want them gone.

Business has never been so good for Stuart McKenzie, who runs a snake-catching service in the Sunshine Coast, a verdant enclave along miles of pristine beach in the vast Australian state of Queensland. On the busiest days, he can receive more than 35 calls about troublesome snakes.

Queensland is home to the largest number of snake species in Australia — about 120. Of those, two-thirds are venomous and a handful are deadly. Throughout Australia, fatalities from snake bites remain extremely rare — about two a year — and in Queensland, the reptiles are simply a part of life.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

A Boring Capital for a Young Democracy. Just the Way Residents Like It.

Reporting from Belmopan, Belize

Leer en español

Mention Belmopan, Belize’s capital that sits deep in the country’s interior, and many Belizeans will belittle the city as a bastion of pencil-pushing bureaucrats that’s not just dull, but also devoid of nightlife.

“I was warned, ‘Belmopan is for the newlyweds or the nearly deads,’” said Raquel Rodriguez, 45, owner of an art school, about the reactions when she moved to Belmopan from coastal, bustling Belize City.

Not exactly known as an Eden for young urbanites, Belmopan figures among the smallest capital cities anywhere in the Americas. It has only about 25,000 residents and a cluster of hurricane-proof, heavy-on-the-concrete, Maya-inspired Brutalist buildings.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

For Car Thieves, Toronto Is a ‘Candy Store,’ and Drivers Are Fed Up

Vjosa Isai drove around Toronto in a Volkswagen Passat with 290,000 miles on it, a vehicle not coveted by car thieves, to report this article.

Whenever Dennis Wilson wants to take a drive in his new SUV, he has to set aside an extra 15 minutes. That’s about how long it takes to remove the car’s steering wheel club, undo four tire locks and lower a yellow bollard before backing out of his driveway.

His Honda CR-V is also fitted with two alarm systems, a vehicle tracking device and, for good measure, four Apple AirTags. Its remote-access key fob rests in a Faraday bag, to jam illicit unlocking signals.

As a final touch, he mounted two motion-sensitive floodlights on his house and aimed them at the driveway in his modest neighborhood in Toronto.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

An English City Gave Soccer to the World. Now It Wants Credit.

As far as the man in the food truck is concerned, the patch of land he occupies in Sheffield, England, is about as humdrum as they come. To him, the spot — in the drab parking lot of a sprawling home improvement superstore, its facade plastered in lurid orange — is not exactly a place where history comes alive.

John Wilson, an academic at the University of Sheffield’s management school, looks at the same site and can barely contain his excitement. This, he said, is one of the places where the world’s most popular sport was born. He does not see a parking lot. He can see the history: the verdant grass, the sweating players, the cheering crowds.

His passion is sincere, absolute and shared by a small band of amateur historians and volunteer detectives devoted to restoring Sheffield — best known for steel, coal and as the setting for the film “The Full Monty” — to its rightful place as the undisputed birthplace of codified, organized, recognizable soccer.


Map locates Sheffield, Manchester and London in England. It also shows where Wembley Stadium is in northwest London.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

Insooni Breaks Racial Barrier to Become Beloved Singer in South Korea

When she took the stage to perform at Carnegie Hall in front of 107 Korean War veterans, the singer Kim Insoon was thinking of her father, an American soldier stationed in South Korea during the postwar decades whom she had never met or even seen.

“You are my fathers,” she told the soldiers in the audience before singing “Father,” one of her Korean-language hits.

“To me, the United States has always been my father’s country,” Ms. Kim said in a recent interview, recalling that 2010 performance. “It was also the first place where I wanted to show how successful I had become — without him and in spite of him.”

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

An American Who Has Helped Clear 815,000 Bombs From Vietnam

On a visit to the former battlefield of Khe Sanh, scene of one of the bloodiest standoffs of the Vietnam War, the only people Chuck Searcy encountered on the broad, barren field were two young boys who led him to an unexploded rocket lying by a ditch.

One of the youngsters reached out to give the bomb a kick until Mr. Searcy cried out, “No, Stop!”

“It was my first encounter with unexploded ordnance,” Mr. Searcy said of that moment in 1992. “I had no idea that I would be dedicating my life to removing them.”

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

‘Decolonizing’ Ukrainian Art, One Name-and-Shame Post at a Time

Hiding for days in the basement of a kindergarten in Bucha, the Kyiv suburb that became synonymous with Russian war crimes, Oksana Semenik had time to think.

Outside, Russian troops were rampaging through the town, killing civilians who ventured into the streets. Knowing she might not make it out, Ms. Semenik, an art historian, mulled over the Ukrainian artworks she had long wanted to write about — and which were now in danger of disappearing.

That time spent holed up in Bucha was during the early days of Russia’s full-scale invasion, but even then, two years ago, she had already seen reports of destroyed museums. Precious folk paintings by her favorite artist, Maria Primachenko, had gone up in flames. Moscow, she realized, was waging a war on Ukrainian culture.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

Murder and Magic Realism: A Rising Literary Star Mines China’s Rust Belt

For a long time during Shuang Xuetao’s early teenage years, he wondered what hidden disaster had befallen his family.

His parents, proud workers at a tractor factory in the northeastern Chinese city of Shenyang, stopped going to work, and the family moved into an empty factory storage room to save money on rent.

But they rarely talked about what had happened, and Mr. Shuang worried that some special shame had struck his family alone.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

Can Gabriel Attal Win Over France?

Gabriel Attal, 34, is a new kind of French prime minister, more inclined to Diet Coke than a good Burgundy, at home with social media and revelations about his personal life, a natural communicator who reels off one-liners like “France rhymes with power” to assert his “authority,” a favorite word.

Since taking office in early January, the boyish-looking Mr. Attal has waded into the countryside, far from his familiar haunts in the chic quarters of Paris, muddied his dress shoes, propped his notes on a choreographed bale of hay, and calmed protesting farmers through adroit negotiation leavened by multiple concessions.

He has told rail workers threatening a strike that “working is a duty,” not an everyday French admonition. He has shown off his new dog on Instagram and explained that he called the high-energy Chow Chow “Volta” after the inventor of the electric battery. He has told the National Assembly that he is the living proof of a changing France as “a prime minister who assumes his homosexuality.”

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

‘Get Ready to Scream’: How to Be a Baseball Fan in South Korea

In the United States, many Major League Baseball games feature long periods of calm, punctuated by cheering when there’s action on the field or the stadium organ plays a catchy tune.

But in South Korea, a baseball game is a sustained sensory overload. Each player has a fight song, and cheering squads — including drummers and dancers who stand on platforms near the dugouts facing the spectators — ensure that there is near-constant chanting. Imagine being at a ballpark where every player, even a rookie, gets the star treatment.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

Canadian Skaters Demand Bronze Medals in Olympics Dispute

Nearly a month after international figure skating’s governing body revised the results of a marquee competition at the 2022 Beijing Winter Olympics, stripping Russia of the gold medal and giving the United States team a long-delayed victory, a new fight about the outcome erupted on Monday.

Eight members of the Canadian squad that competed in the team competition in Beijing have filed a case at the Court of Arbitration for Sport demanding that they be awarded bronze medals in the team event. The court announced the filing but revealed no details.

The Canadians, whose case was joined by their country’s skating federation and national Olympic committee, are expected to argue that figure skating’s global governing body erred when it revised the results of the competition in January after a Russian skater who had taken part, the teenage prodigy Kamila Valieva, was given a four-year ban for doping.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

In Latin America, a New Frontier for Women: Professional Softball in Mexico

Reporting from Mexico City and León, Mexico

Leer en español

In many parts of Latin America, baseball is a popular and well-established sport with men’s professional leagues in Mexico, the Dominican Republic and Venezuela, among others. But women wanting to play baseball’s cousin — softball — professionally had only one option: to leave. They had to go to the United States or Japan.

Until now.

In what is believed to be a first in Latin America — a region where men often have more opportunities than women, particularly in sports — a professional women’s softball league has started in Mexico. On Jan. 25, when the inaugural season began, 120 women on six teams got to call themselves professional softball players, many for the first time.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

Why the Cost of Success in English Soccer’s Lower Leagues Keeps Going Up

Geoff Thompson knows there are plenty of people who want to buy what he has to sell. The phone calls and emails over the last few weeks have left no doubt. And really, that is no surprise. Few industries are quite as appealing or as prestigious as English soccer, and Mr. Thompson has a piece of it.

It is, admittedly, a comparatively small piece: South Shields F.C., the team he has owned for almost a decade, operates in English soccer’s sixth tier, several levels below, and a number of worlds away, from the dazzling light and international allure of the Premier League. But while his team might be small, Mr. Thompson is of the view that it is, at least, as perfectly poised for profitability as any minor-league English soccer club could hope to be.

South Shields has earned four promotions to higher leagues in his nine years as chairman. The team owns its stadium. Mr. Thompson has spent considerable sums of money modernizing the bathrooms, the club shop and the private boxes. There is a thriving youth academy and an active charitable foundation. “We have done most of the hard yards,” Mr. Thompson said.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

Playing Soccer in $1.50 Sandals That Even Gucci Wants to Copy

The wealthy pros of Ivory Coast’s national soccer team were resting in their luxury hotel last week, preparing for a match in Africa’s biggest tournament, when Yaya Camara sprinted onto a dusty lot and began fizzing one pass after another to his friends.

Over and over, he corralled the game’s underinflated ball and then sent it away again with his favorite soccer shoes: worn plastic sandals long derided as the sneaker of the poor, but which he and his friends wear as a badge of honor.

Shiny soccer cleats like his idols’? No thanks, said Mr. Camara, a lean 18-year-old midfielder, as he wiped sweat from his brow.

Subscribe to The Times to read as many articles as you like.

Edmundo González, la apuesta de la oposición venezolana para participar en las elecciones

El Times  Una selección semanal de historias en español que no encontrarás en ningún otro sitio, con eñes y acentos.

Primero fue María Corina Machado, una popular exlegisladora. Luego, se suponía que sería Corina Yoris, una profesora de filosofía poco conocida. Ahora, una coalición opositora ha presentado a un antiguo diplomático, Edmundo González, como su tercer candidato para enfrentarse al presidente Nicolás Maduro en las elecciones previstas para julio.

Al menos, esa es la situación por ahora.

La coalición de partidos políticos de la oposición, llamada la Mesa de la Unidad Democrática, lleva meses esperando para poder unirse en torno a un candidato único que pueda ser un rival viable para Maduro.

Pero, como deja claro la rápida sucesión de posibles candidatos, el gobierno de Maduro ha puesto una serie de obstáculos para impedir ese objetivo.

El lunes, una comisión electoral nacional controlada por aliados de Maduro utilizó una maniobra técnica para impedir que la coalición incluyera a Yoris en la papeleta. Era el último día para que los candidatos presidenciales se inscribieran a fin de participar en las elecciones de julio, y parecía que el esfuerzo por presentar un candidato unificado había sido derrotado.

Entonces, el martes por la tarde, la coalición anunció en la plataforma de redes sociales X que la autoridad electoral le concedió una prórroga y que había “decidido inscribir provisionalmente” a González, a quien identificó como presidente de la junta directiva de la Mesa de la Unidad Democrática.

Los voceros de la oposición dijeron en su publicación de X que la inscripción de González en la papeleta electoral permitiría a la coalición seguir “en su lucha sin descanso” en pro de la democracia, ya que busca desafiar la presidencia de Maduro, cuyo gobierno represivo ha dejado a Venezuela en la ruina financiera y ha ayudado a expulsar a, aproximadamente, una cuarta parte de su población.

“Esto abre la puerta a un punto de partida más fuerte para que el resto de la oposición negocie lo que sucederá”, dijo Tamara Taraciuk Broner, que investiga a Venezuela para el Diálogo Interamericano, una organización con sede en Washington. “En general, son buenas noticias”.

La candidatura provisional de González —que podría servir como un suplente, mientras los partidos negocian alternativas durante las próximas semanas— fue el último de una serie de acontecimientos repentinos suscitados en torno a quién se postularía contra Maduro en la votación de julio.

La Mesa de la Unidad Democrática anunció la semana pasada que había acordado presentar a Yoris, de 80 años, como candidata contra Maduro en una muestra de unidad después de que el tribunal supremo del país impidió en enero la participación de Machado en las elecciones.

El nombramiento de Yoris suscitó brevemente la esperanza de que pudieran celebrarse unas elecciones libres y justas. Pero, a medida que avanzaba la semana, Yoris dijo que no pudo acceder a la plataforma digital creada por la autoridad electoral del país para inscribirse como candidata.

Todas las organizaciones políticas autorizadas en Venezuela reciben un código para acceder a la plataforma electoral. Pero tanto el partido de Yoris, Un Nuevo Tiempo, como la coalición Mesa de Unidad Democrática, dijeron que sus códigos no funcionaban, lo que les impedía inscribir a Yoris.

“Hemos agotado todas las vías”, dijo Yoris en una rueda de prensa el lunes por la mañana. “Se queda todo el país sin opción si no me puedo inscribir”.

A medida que avanzaba el día, la confusión aumentaba en medio de señales de que, tras bambalinas, el gobierno estaba tratando de influir para lograr un campo electoral que le diera a Maduro una mejor oportunidad de ganar.

Pocos minutos antes de que finalizara el plazo de inscripción, y de manera inexplicable, el partido Un Nuevo Tiempo fue autorizado para inscribir a un candidato diferente: Manuel Rosales, fundador del partido y gobernador del populoso estado Zulia. Para varios analistas políticos, la inscripción de Rosales muestra que su candidatura cuenta con la aprobación de Maduro.

Rosales, en un discurso pronunciado el martes antes de que se anunciara la inscripción de González, dijo que se proponía llevar a cabo una campaña rigurosa, prometiendo “voy a encabezar la rebelión de votos más grande que ha existido”.

Otros dos candidatos se inscribieron el lunes, elevando a 13 el número total de los que se postulan a las elecciones, incluido Maduro. La mayoría son considerados cercanos al presidente, y ninguno es visto como un contendiente serio.

“No hay duda de que Maduro quiere elegir contra quién competir y tiene miedo de competir contra cualquiera que le represente una amenaza”, dijo Taraciuk Broner.

No estaba claro el martes por qué el gobierno había permitido que González se inscribiera ni lo que podría significar para la candidatura de Rosales.

Según Rafael Uzcátegui, sociólogo y director del Laboratorio de Paz, una organización de derechos humanos con sede en Caracas, la continua confusión sobre quién puede y quién no puede presentarse es una táctica deliberada del gobierno de Maduro para sembrar la desconfianza entre el electorado y dividir el voto.

En octubre, Maduro firmó un acuerdo con la oposición del país y aceptó trabajar para lograr una votación presidencial libre y justa. El mandatario dijo que celebraría elecciones antes de finales de año y, a cambio, Estados Unidos, en señal de buena voluntad, retiró algunas sanciones económicas.

Días después, Machado obtuvo más del 90 por ciento de los votos en la elección del candidato opositor, en unas votaciones primarias organizadas sin la participación del gobierno. Los decisivos resultados subrayaron su popularidad y aumentaron la posibilidad de que pudiera derrotar a Maduro en unas elecciones generales.

Tres meses después, el máximo tribunal del país, lleno de funcionarios leales al gobierno, inhabilitó a Machado por lo que los jueces consideraron irregularidades financieras ocurridas cuando era diputada nacional.

Seis colaboradores de la campaña de Machado han sido detenidos en las últimas semanas, y otros seis tienen órdenes de detención en su contra y están escondidos. Hombres en moto han atacado a simpatizantes en sus actos.

El gobierno no ha hecho comentarios sobre las dificultades de la oposición para inscribirse.

La vicepresidenta del país, Delcy Rodríguez, anunció el domingo en X la creación de una comisión estatal contra el fascismo para enfrentar las amenazas de “centros de poder al servicio del norte global”.

En febrero, un informe no clasificado de la inteligencia de Estados Unidos afirmó que era probable que Maduro ganara las elecciones y se mantuviera en el poder “debido a su control de las instituciones estatales que influyen en el proceso electoral y su voluntad de ejercer su poder”.

Aunque el gobierno de Maduro nombró a sus aliados en el consejo electoral, el informe de inteligencia dijo que también estaba “tratando de evitar el fraude electoral flagrante”.

Después de registrarse para votar el lunes, Maduro afirmó, sin aportar pruebas, que dos miembros del partido de Machado habían intentado matarlo esa tarde durante una marcha para celebrar su registro. El partido, Vente Venezuela, niega esas acusaciones.

En sus declaraciones, criticó a los miembros de la oposición, llamándolos “lacayos de la derecha”.

“Se dedicaron a pedir sanciones contra la sociedad y la economía, a pedir el bloqueo y la invasión de su propio país”, dijo. “No piensan por sí mismos; no actúan por sí mismos. Son piezas en el juego del imperio estadounidense para apoderarse de Venezuela.“

“El 28 de julio”, añadió, dirigiéndose a la oposición, “habrá elecciones con ustedes o sin ustedes”.

Rusia envía el mensaje de que la tortura ya no es un tabú para el país, según analistas

Los cuatro hombres acusados de perpetrar el atentado terrorista más mortífero de Rusia en décadas comparecieron el domingo por la noche en un tribunal de Moscú con vendajes y con heridas. Uno de ellos entró con un vendaje en la oreja, parcialmente rebanada. Otro iba en una silla de ruedas naranja, con el ojo izquierdo hinchado, la bata de hospital abierta y un catéter en el regazo.

Muchas personas de todo el mundo, incluidos los rusos, ya sabían lo que les había ocurrido. Desde el sábado, videos de los hombres siendo torturados durante el interrogatorio circularon de manera extendida por las redes sociales, una aparente represalia, de acuerdo con analistas, por el atentado en una sala de conciertos que se les acusa de haber cometido el viernes de la semana pasada, en el que murieron al menos 139 personas y otras 180 resultaron heridas.

Uno de los videos más perturbadores mostraba a uno de los acusados, identificado como Saidakrami Rajabalizoda, con parte de la oreja cortada y metida en la boca. Una fotografía que circuló por internet mostraba una batería conectada a los genitales de otro de los hombres, Shamsidin Fariduni, mientras estaba detenido.

No está claro cómo empezaron a circular los videos, pero se difundieron a través de canales de Telegram nacionalistas y favorables a la guerra, considerados cercanos a los servicios de seguridad de Rusia.

Aunque los videoclips más sangrientos no se emitieron en la televisión estatal, quedó claro el trato brutal que recibieron los acusados. Y la decisión de las autoridades rusas de mostrarlo tan públicamente en el tribunal, como casi nunca lo habían hecho antes, pretendía ser una señal de venganza y una advertencia a posibles terroristas, según los analistas.

En la historia reciente de Rusia, los videos de torturas no se mostraban en la televisión estatal, dijo Olga Sadovskaya, del Comité contra la Tortura, una organización rusa de derechos humanos.

“Había dos intenciones” en la difusión de los videos, dijo Sadovskaya. “En primer lugar, mostrar a la gente que podría planear otro atentado terrorista lo que podría ocurrirles, y en segundo lugar, mostrar a la sociedad que hay venganza por todo lo que la gente sufrió en este atentado terrorista”.

Ella y otros analistas dijeron que la flagrante exhibición de los torturados demostraba algo más: hasta qué punto la sociedad rusa se ha militarizado, y se ha vuelto tolerante a la violencia, desde que comenzó la guerra en Ucrania.

“Es una señal de hasta qué punto hemos aceptado los nuevos métodos de llevar a cabo una guerra”, dijo Andrei Soldatov, experto en los servicios de seguridad rusos.

Las encuestas internacionales han demostrado que las sociedades toleran la violencia contra las personas que perciben como los peores delincuentes, incluidos terroristas, asesinos en serie y autores de delitos violentos contra niños.

No obstante, Sadovskaya afirmó que los videos emitidos por televisión representan un nuevo nivel bajo para el Estado ruso.

“Esto demuestra que el Estado y las autoridades evidencian que la violencia es aceptable, que normalizan la tortura de un determinado sujeto”, afirmó.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, declinó hacer comentarios sobre las acusaciones de tortura el lunes, durante una reunión informativa con periodistas. Pero el expresidente Dmitri Medvédev, quien actualmente ocupa el cargo de vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, dijo: “Bien hecho a quienes los atraparon”.

“¿Deberíamos matarlos? Deberíamos. Y lo haremos”, escribió en Telegram el lunes. “Pero es más importante matar a todos los implicados” en el atentado. “A todos: a los que pagaron, a los que simpatizaron, a los que ayudaron”.

Ivan Pavlov, un abogado que solía defender casos difíciles de seguridad nacional antes de verse obligado a huir de Rusia, dijo que la tortura se había utilizado durante mucho tiempo en casos de terrorismo y asesinato, casi siempre fuera de la vista. Una vez que las noticias sobre torturas se filtran por las cárceles, dijo, permite que “otras personas sepan que si te acusan de terrorismo, las fuerzas especiales te torturarán. Así que funciona como prevención”.

Las audiencias judiciales del domingo fueron inusuales porque la tortura se expuso de forma tan abierta, dijo Pavlov.

“Antes lo ocultaban al público en general, pero ahora ya no, porque el público en general está preparado para la violencia”, dijo. “Ya no es algo extremadamente desagradable para el público en general debido a la guerra”.

Rusia ya no forma parte del Convenio Europeo de Derechos Humanos, pero la Constitución rusa prohíbe la tortura. También forma parte de la Convención contra la Tortura de las Naciones Unidas.

Dado que la tortura es un delito tanto según el derecho internacional como en muchos países, los abogados defensores normalmente intentarían que se desestimara cualquier testimonio extraído bajo tortura porque es muy poco confiable, dijo Scott Roehm, director de política global y defensa del Centro para las Víctimas de la Tortura, con sede en Minnesota, que trabaja en todo el mundo.

La afirmación legal de que la tortura es un delito, un aspecto fundamental de la legislación internacional sobre derechos humanos, se vio sometida a presión en Estados Unidos tras los atentados terroristas del 11 de septiembre, señaló Roehm. Por ello, las comisiones militares que se ocuparon de los casos de Guantánamo tuvieron que tener en cuenta que algunas de las pruebas estaban contaminadas por la tortura.

“Los torturadores no dedican mucho tiempo a pensar en las consecuencias de sus actos”, dijo Roehm, sobre todo después de un atentado como el de Moscú. “Creo que la mentalidad de un torturador suele ser una mezcla de un buen grado de venganza y una suposición totalmente equivocada e ignorante de que se puede conseguir que alguien ‘confiese’ bajo tortura, y que esa confesión puede utilizarse para condenarlo”.

Los juicios a extremistas en Rusia suelen celebrarse a puerta cerrada, como la mayoría de las audiencias del domingo, por lo que es imposible saber hasta qué punto los abogados defensores se han opuesto a esta práctica. La mayoría de los jueces rusos probablemente la ignorarían en cualquier caso, dijo Pavlov, porque saben de antemano lo que se espera de ellos en cuanto a la condena de los acusados.

De hecho, el juez del caso de Muhammadsobir Fayzov, de 19 años, quien por momentos parecía apenas consciente, ignoró casi por completo el hecho de que el acusado estaba en una silla de ruedas con una bata de hospital abierta y una bolsa de recolección de orina con un catéter en el regazo. La única vez que el juez lo reconoció fue al ordenar que dos médicos que acompañaban a Fayzov fueran expulsados de la sala con el resto del público cuando clausuró la audiencia, según el informe de Mediazona, un medio de noticias independiente ruso.

La flagrante exhibición el domingo de los sospechosos con señales de maltrato fue especialmente atroz, señaló Pavlov. “Son circunstancias tristes, por supuesto”, dijo, “pero convirtieron el juicio en un circo”.

Soldatov, experto de los servicios de seguridad, dijo que la tortura y la respuesta oficial a la misma fueron una señal para los militares de que la violencia espantosa era ahora aceptable y alentada.

Al hacer públicos los videos de las torturas, las autoridades están “enviando un mensaje de intimidación a todos los que no están del lado del Kremlin, y enviando un mensaje muy alentador a los militares y a los servicios de seguridad de que están en la misma página”.

Ruslan Shaveddinov, activista y periodista de investigación afiliado al Fondo Anticorrupción de Alexéi Navalny, el opositor que murió en una cárcel rusa el mes pasado, pidió a los rusos que condenaran tanto a los terroristas como las torturas empleadas contra ellos.

“Es importante decirlo: la tortura no es normal”, tuiteó el domingo. “La tortura como fenómeno no debería existir. La policía y el Estado torturan hoy a un terrorista, ven con buenos ojos este método, y mañana torturarán a un activista, a un periodista, a cualquier otra persona. No conocen otro método”.

Aric Toler colaboró con reportería.

Valerie Hopkins cubre la guerra en Ucrania y cómo el conflicto está cambiando a Rusia, Ucrania, Europa y Estados Unidos. Radica en Moscú. Más de Valerie Hopkins

Neil MacFarquhar es reportero del Times desde 1995, y ha escrito sobre una amplia gama de temas, desde la guerra a la política, pasando por las artes, tanto a escala internacional como en Estados Unidos. Más de Neil MacFarquhar

¿Quién podría influir en el resultado de las elecciones de EE. UU.? El presidente de México

Natalie KitroeffZolan Kanno-Youngs y

Natalie Kitroeff reportó desde Ciudad de México, Zolan Kanno-Youngs desde Washington y Paulina Villegas desde Tijuana.

Read in English

Las personas cruzaban la frontera sur de Estados Unidos en cantidades históricas, los puentes ferroviarios internacionales fueron clausurados de manera abrupta y los puertos de entrada oficiales se cerraron.

El Times  Una selección semanal de historias en español que no encontrarás en ningún otro sitio, con eñes y acentos.

En diciembre, desesperado por conseguir ayuda, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, llamó a su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien le dijo que enviara con rapidez a una delegación a la capital mexicana, según varios funcionarios estadounidenses.

La Casa Blanca así lo hizo. Poco después, México reforzó la vigilancia. Ya para enero, los cruces fronterizos no autorizados hacia Estados Unidos se habían desplomado.

Mientras el tema migratorio se pone al centro de la campaña presidencial estadounidense, México ha surgido como un actor indispensable en un tema que tiene el potencial de influir en las elecciones de EE. UU., y la Casa Blanca ha trabajado duro para mantener la cooperación de López Obrador.

El gobierno estadounidense afirma públicamente que su diplomacia ha sido un éxito.

Pero en privado, algunos altos funcionarios de Biden han comenzado a ver a López Obrador como un socio impredecible, quien, en sus palabras, no ha hecho lo suficiente para controlar de forma consistente su propia frontera sur o vigilar las rutas que utilizan los traficantes para ingresar millones de migrantes a Estados Unidos, según varios funcionarios mexicanos y estadounidenses. Todos solicitaron hablar bajo condición de anonimato, para poder discutir relaciones diplomáticas delicadas.

“No estamos obteniendo la cooperación que deberíamos tener”, dijo John Feeley, exsubdirector de una misión en México de 2009 a 2012. Feeley dijo que los dos países realizaron más patrullajes e investigaciones conjuntas para asegurar la frontera durante el gobierno de Barack Obama.

“Sé cómo se ve cuando existe una cooperación genuina”, dijo Feeley, “a diferencia de lo que tenemos actualmente, que se promociona como una gran cooperación, pero que en realidad creo es una minucia”.

Mientras estuvo en el cargo, Donald Trump utilizó la amenaza de aranceles para forzar a López Obrador a implementar sus medidas duras contra la migración.

Biden necesita a México de la misma forma, pero ha adoptado una estrategia distinta, enfocándose en evitar un conflicto con el poderoso y en ocasiones volátil líder mexicano, con la esperanza de que eso conservará su cooperación.

“AMLO ha determinado correctamente su ventaja y ha reconocido que estamos usando la nuestra”, dijo Juan Gonzalez, quien fue el principal asesor de Biden en asuntos latinoamericanos, utilizando el apodo de López Obrador.

Liz Sherwood-Randall, asesora de seguridad nacional de Estados Unidos, dijo que la Casa Blanca trabaja “en colaboración al más alto nivel con el gobierno de México”, y agregó: “El presidente López Obrador ha sido un socio de importancia crítica para el presidente Biden”.

Desde 2022, México ha añadido cientos de puntos de control migratorios y ha incrementado por una decena de veces el personal de las fuerzas del orden, según cifras proporcionadas por el Departamento de Estado de Estados Unidos. México también está arrestando más migrantes que en cualquier otro momento de la historia reciente.

Sin embargo, la cantidad de migrantes que llegan a la frontera sur sigue siendo persistentemente alta. Hubo más de dos millones de cruces migratorios ilegales en cada uno de los últimos dos años fiscales, el doble de los que hubo en 2019, el año con mayor cantidad de detenciones del gobierno de Trump.

El declive a principios de este año siguió siendo uno de los meses de enero con mayor número de cruces ilegales registrados, según datos federales de Estados Unidos. Las detenciones volvieron a aumentar en febrero.

En México, las autoridades afirmaron que habían llegado al límite de lo que eran capaces de lograr frente un flujo extraordinario de migrantes que también ha abrumado a su país.

López Obrador ha presionado a la Casa Blanca para que se comprometa a una mayor ayuda para el desarrollo de los países latinoamericanos, y así abordar los problemas que causan que los migrantes huyan de sus naciones en un principio.

“Queremos que se atiendan las causas raíz”, le dijo a 60 Minutes, de CBS, durante una entrevista que salió al aire el domingo. Cuando se le preguntó si continuaría asegurando la frontera incluso si Estados Unidos no hiciera lo que le solicitó, López Obrador respondió que sí.

La migración ha aumentado debido a factores que son complicados de controlar para cualquier gobierno: pobreza persistente, auge de la violencia, los efectos del cambio climático y el impacto duradero de la pandemia de coronavirus que han dejado a las personas desesperadas por cualquier posibilidad de supervivencia.

Sin embargo, las autoridades mexicanas también culpan a las políticas estadounidenses, y afirmaron que los migrantes tenían un incentivo para ir a Estados Unidos ya que el sistema de asilo tenía tantos retrasos que los migrantes tenían una buena probabilidad de permanecer en el país por años hasta que sus casos obtuvieran una resolución.

En una entrevista, Enrique Lucero, director municipal de atención al migrante del ayuntamiento de Tijuana, dijo que esta situación era responsabilidad de Estados Unidos, “no nuestra”, refiriéndose a la crisis migratoria.

Afirmó que el gobierno estadounidense debería cambiar su sistema migratorio y de asilo, así como el marco legal. De lo contrario, dijo, México terminaría “haciendo el trabajo sucio”.

En meses recientes, las autoridades en Tijuana han allanado hoteles y refugios, incrementado la seguridad en cruces fronterizos oficiales e instalado nuevos puntos de control a lo largo de una sección de la frontera que solía estar desierta cerca de la ciudad, donde los migrantes pasaban por un hueco en el muro.

Nada de esto funcionó por mucho tiempo.

Según las organizaciones de ayuda, la medidas severas de las autoridades solo han puesto a los migrantes en un mayor peligro, pues ha llevado a los traficantes a guiar a las personas por rutas más peligrosas en el vasto desierto, donde muchas veces se pierden y son encontrados con síntomas de deshidratación.

Una noche de febrero, un contrabandista dejó a un grupo de 18 personas a kilómetros de la frontera, y les dijo que encontrarían con rapidez un hueco en el muro. En medio de la oscuridad, el grupo se perdió y caminó por horas hasta que finalmente cruzó a California y llegó a un campamento improvisado donde los migrantes a menudo se apretujan en baños portátiles para refugiarse.

Denver Gonzalez, de 2 años, no paraba de llorar.

“Tengo frío, quiero dormir”, gritó el niño varias veces, mientras su padre envolvía su pequeño cuerpo en mantas donadas por un voluntario local.

David Pérez Tejada, titular de la oficina del Instituto Nacional de Migración en Baja California, refiriéndose a los contrabandistas, dijo que si presionas un punto fronterizo, encontrarán otro sitio.

La Casa Blanca ha presionado al gobierno mexicano para que aumente las deportaciones, implemente restricciones de visa a más países para dificultar que entren a México y refuerce las fuerzas de seguridad en la frontera sur.

Desde 2022, el gobierno mexicano ha añadido cientos de puestos de control migratorios, ha reforzado la seguridad a lo largo de las rutas ferroviarias utilizadas por los migrantes para viajar hacia el norte y ha incrementado diez veces el personal de las fuerzas del orden, según cifras proporcionadas por el Departamento de Estado de Estados Unidos. México también está deteniendo más migrantes que en cualquier otro momento de la historia reciente.

Sin embargo, camiones llenos de migrantes continúan atravesando el país, en parte porque los contrabandistas suelen sobornar a las autoridades de los puestos de control, afirmaron funcionarios estadounidenses.

El gobierno de Biden quiere que México aumente la cantidad de deportaciones. La Secretaría de Relaciones Exteriores de México declaró la semana pasada que había llegado a un acuerdo con Venezuela para deportar migrantes y ayudarlos a conseguir empleos.

Pero los vuelos de repatriación son costosos, y México tiene obstáculos legales para deportar personas de forma masiva. El año pasado, la Suprema Corte de Justicia de México determinó que los migrantes solo podían ser detenidos por 36 horas.

Muchos países piden un aviso de al menos 72 horas antes de aceptar vuelos con sus ciudadanos, afirmó un alto funcionario mexicano que no estaba autorizado a hablar públicamente del tema. Eso significa que el gobierno a menudo tiene que liberar a los migrantes antes de poder negociar su regreso. Las deportaciones desde México se redujeron a más de la mitad el año pasado, según mostraron datos del gobierno mexicano.

La Casa Blanca también ha presionado a México para que haga más de lo que algunos funcionarios llaman “descompresión”, que implica transportar personas lejos de la frontera a algún lugar más al centro del país.

“Las autoridades mexicanas están deteniendo a personas y enviándolas a ciudades aleatorias en el sur”, dijo Erika Pinheiro, directora ejecutiva de Al Otro Lado, una organización humanitaria. “Obligarlos a que hagan de nuevo el viaje al norte, paguen sobornos a las autoridades y corran todos esos riesgos otra vez es inhumano”.

Emiliano Rodríguez Mega colaboró con este reportaje desde Ciudad de México y Aline Corpus desde Tijuana.

Natalie Kitroeff es la jefa de la corresponsalía del Times para México, Centroamérica y el Caribe. Más de Natalie Kitroeff

Zolan Kanno-Youngs es corresponsal de la Casa Blanca, y cubre la gestión de Biden. Más de Zolan Kanno-Youngs


Bolsonaro se escondió temporalmente en la embajada de Hungría

Jack NicasChristoph KoettlLeonardo Coelho y

Jack Nicas y Leonardo Coelho informaron desde Río de Janeiro, Christoph Koettl desde Nueva York y Paulo Motoryn desde Brasilia.

Read in English

El 8 de febrero, la policía federal de Brasil confiscó el pasaporte del expresidente Jair Bolsonaro y arrestó a dos de sus exasesores principales bajo acusaciones de que habían planeado un golpe de Estado tras la derrota de Bolsonaro en las elecciones presidenciales de 2022.

El Times  Una selección semanal de historias en español que no encontrarás en ningún otro sitio, con eñes y acentos.

Cuatro días después, Bolsonaro estaba en la entrada de la embajada de Hungría en Brasil, esperando a que lo dejaran entrar, según imágenes de las cámaras de seguridad de la embajada, obtenidas por The New York Times.

El expresidente aparentemente permaneció en la embajada durante los dos días siguientes, según mostraron las imágenes, acompañado por dos guardias de seguridad y atendido por el embajador húngaro y miembros del personal. Bolsonaro, quien es objeto de varias investigaciones penales, no puede ser arrestado en una embajada extranjera que lo acoja, ya que están legalmente fuera de la jurisdicción de las autoridades nacionales.

Su estancia en la embajada sugiere que el exmandatario estaba tratando de aprovechar su amistad con un líder de extrema derecha, el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, en un intento de evadir el sistema de justicia brasileño porque se enfrenta a investigaciones penales en su país.

El Times analizó tres días de grabaciones de cuatro cámaras de la embajada húngara que muestran que Bolsonaro llegó tarde el lunes 12 de febrero y se marchó en la tarde del miércoles 14 de febrero. En el intervalo, se mantuvo casi siempre oculto.

El Times verificó la grabación comparándola con imágenes de la embajada, incluidas imágenes por satélite que mostraban el coche en el que llegó Bolsonaro estacionado en la entrada el 13 de febrero.

Un funcionario de la embajada húngara, que habló bajo condición de anonimato para poder discutir asuntos internos, confirmó el plan de recibir a Bolsonaro.

Tras la publicación de este artículo, Bolsonaro confirmó su estancia en la embajada. “No voy a negar que estuve en la embajada”, dijo a Metrópoles, un medio de noticias brasileño, el lunes. “Tengo un círculo de amigos con algunos líderes mundiales. Ellos están preocupados”.

El abogado de Bolsonaro, Paulo Cunha Bueno, dijo en un comunicado el lunes que el expresidente se quedó en la embajada para discutir de política con diplomáticos húngaros. “Cualquier otra interpretación”, dijo, “son claramente obras de ficción. En la práctica, otra noticia falsa”.

La embajada húngara no respondió a una solicitud de comentarios.

Bolsonaro y Orbán han tenido una estrecha relación durante años, ya que tienen en común ser dos de los líderes de más extrema derecha en las naciones democráticas.

Bolsonaro llamó a Orbán su “hermano” durante una visita a Hungría en 2022. Más tarde ese año, el ministro de Relaciones Exteriores de Hungría le preguntó a un funcionario del gobierno de Bolsonaro si Hungría podría hacer algo para ayudar a reelegir al Bolsonaro, según el resumen del gobierno brasileño de sus comentarios.

En diciembre, Bolsonaro y Orbán se reunieron en Buenos Aires en la toma de posesión del nuevo presidente de Argentina, Javier Milei, de derecha. Allí, Orbán calificó a Bolsonaro de “héroe”.

Bolsonaro se enfrenta a investigaciones penales cada vez más profundas en Brasil. En los 15 meses que han transcurrido desde que dejó el cargo, su casa ha sido registrada, su teléfono móvil y pasaporte han sido confiscados, y varios de sus aliados y exayudantes han sido detenidos.

Los casos que enfrenta Bolsonaro involucran una variedad de acusaciones, incluyendo que participó en planes para vender joyas que recibió como regalos del Estado mientras era presidente y falsificó sus registros de vacunación contra la COVID-19 con el fin de poder viajar a Estados Unidos. La policía federal brasileña recomendó la semana pasada la presentación de cargos penales contra el expresidente en el caso de las cartillas falsas de vacunación contra la COVID-19, pero la fiscalía aún no se ha pronunciado.

En las acusaciones más graves, la policía ha dicho que Bolsonaro conspiró con varios de sus principales ministros y ayudantes para tratar de aferrarse al poder después de haber sido derrotado en las elecciones. La policía arrestó a algunos de sus principales aliados el 8 de febrero y allanó los domicilios de otros.

Horas después, Orbán publicó un mensaje de ánimo para Bolsonaro, llamándole “patriota honesto” y pidiéndole que “siguiera luchando”.

El 12 de febrero, cuatro días después, Bolsonaro publicó un video en línea llamando a sus partidarios a un mitin en São Paulo ese mes. “Quiero defenderme de todas estas acusaciones”, dijo en el video. “Hasta entonces, si Dios quiere”.

Más tarde, ese mismo día, acudió a la embajada de Hungría. En los momentos previos a su llegada, las imágenes de seguridad muestran a Miklós Halmai, embajador del país en Brasil, paseándose y usando su teléfono. La pequeña embajada estaba casi vacía, salvo por el grupo de diplomáticos húngaros que viven allí. El personal local estaba de vacaciones, porque la estancia de Bolsonaro se produjo en medio de las celebraciones nacionales de los carnavales de Brasil.

A las 9:34 p. m. , un auto negro apareció en la puerta de la embajada. Un hombre se bajó y poco después aplaudió para llamar la atención de alguien en el interior. Tres minutos más tarde, Halmai abrió la puerta e indicó dónde estacionar.

Bolsonaro y dos hombres que parecían guardias de seguridad salieron del vehículo. Halmai los condujo al interior. Tras charlar brevemente, los cuatro hombres subieron a un ascensor.

Durante las siguientes dos horas, el personal de la embajada hizo varios viajes hacia una zona del edificio donde había dos apartamentos para invitados, según las imágenes y el funcionario de la embajada. Llevaban ropa de cama, agua y otros artículos, hasta que la actividad cesó sobre las 11:40 p. m.

A la mañana siguiente, a las 7:26 a. m., Halmai salió de la zona residencial y escribió algo en su teléfono. Media hora más tarde, el embajador y otro hombre llevaron una cafetera a la zona residencial.

Durante el resto del día, el personal húngaro paseó por los alrededores de la embajada, incluidos unos padres con un niño.

A primera hora de la tarde, Bolsonaro paseó por el estacionamiento de la embajada con uno de sus guardias de seguridad.

En dos ocasiones, los guardias de seguridad de Bolsonaro se marcharon. Alrededor de la hora del almuerzo, un guardia regresó con lo que parecía ser una pizza.

A las 8:38 p. m. , un guardia regresó al estacionamiento de la embajada con otro hombre en el asiento trasero. El hombre cargaba una bolsa y entró en la zona residencial donde parecía que Bolsonaro estaba alojado. El hombre se marchó 38 minutos después.

Mientras el coche se alejaba, un hombre que parecía ser Bolsonaro salió de la zona residencial para observar.

El 14 de febrero, los diplomáticos húngaros se pusieron en contacto con los miembros del personal local brasileño, que tenían previsto volver al trabajo al día siguiente, para decirles que se quedaran en sus casas el resto de la semana, según el funcionario de la embajada. No explicaron por qué, dijo el funcionario.

Ese día, Bolsonaro apareció por primera vez en las imágenes de las cámaras de seguridad a las 4:14 p. m., cuando él y sus dos guardias salieron de la zona residencial con dos mochilas y se dirigieron directamente a su auto. Halmai les siguió. El embajador vio salir el auto y se despidió con la mano.

La expectativa de que Bolsonaro vaya a la cárcel ha suscitado numerosas especulaciones sobre la posibilidad de que intente huir de la justicia. Dos de sus hijos han solicitado pasaportes italianos, lo que hizo que el ministro de Asuntos Exteriores del país tuviera que negar públicamente que Bolsonaro, quien tiene ascendencia italiana, también hubiera solicitado la ciudadanía.

La noche antes de dejar el cargo, Bolsonaro voló a Florida y estuvo allí durante tres meses. Uno de sus partidarios más prominentes, un analista de extrema derecha llamado Allan dos Santos, ha podido evitar el arresto en Brasil por acusaciones de haber amenazado a jueces federales, ya que ha solicitado asilo político en Estados Unidos.

Dos semanas después de la salida de Bolsonaro de la embajada —no está claro por qué se fue— celebró el mitin previsto en São Paulo. Observadores independientes estimaron que asistieron 185.000 simpatizantes. En el evento, Bolsonaro repitió su defensa de que era víctima de una persecución política.

Él y sus abogados han argumentado que el Supremo Tribunal Federal de Brasil abusó de su poder, se entrometió en las elecciones de 2022 y ahora está tratando de encarcelarlo a él y a sus aliados. Recientemente han señalado las grabaciones de un exayudante de Bolsonaro, cuyas confesiones han sido importantes para las investigaciones, alegando que los investigadores tienen una narrativa predeterminada de que Bolsonaro es culpable.

En las semanas que han transcurrido desde entonces, los problemas legales de Bolsonaro han empeorado. El Supremo Tribunal Federal del país publicó documentos que mostraban que los líderes del ejército y la fuerza aérea de Brasil le habían dicho a la policía que, tras perder las elecciones de 2022, Bolsonaro le presentó a los líderes militares un plan para anular los resultados. Los líderes militares dijeron a la policía que se negaron y advirtieron al expresidente que podrían arrestarlo si intentaba ejecutarlo.

Bolsonaro afirmó este mes que no le preocupaba ser arrestado.

“Podría perfectamente estar en otro país, pero decidí volver aquí a toda costa”, dijo en un acto político. “No tengo miedo”.

Natalie Reneau realizó la producción de video.

Jack Nicas es el jefe de la corresponsalía en Brasil, con sede en Río de Janeiro, desde donde lidera la cobertura de gran parte de América del Sur. Más de Jack Nicas

Christoph Koettl es periodista del departamento de Investigaciones Visuales del equipo de video del Times y se especializa en el análisis de imágenes de satélite, videos y otras pruebas visuales. Ha compartido dos premios Pulitzer por la cobertura del costo civil de los ataques aéreos y con drones estadounidenses y las atrocidades rusas en Ucrania. Más de Christoph Koettl


La filial del EI vinculada al atentado de Moscú tiene ambiciones globales

Este mes se cumplen cinco años desde que una milicia kurda y árabe respaldada por Estados Unidos expulsó a los combatientes del Estado Islámico de un pueblo del este de Siria, el último reducto territorial del grupo.

El Times  Una selección semanal de historias en español que no encontrarás en ningún otro sitio, con eñes y acentos.

Desde entonces, la organización que en su día se autoproclamó califato en Irak y Siria se ha convertido en un grupo terrorista más tradicional: una red clandestina de células que, desde África Occidental hasta el Sudeste Asiático, se dedican a cometer atentados de guerrilla, ataques con bomba y asesinatos selectivos.

Ninguna de las filiales del grupo ha sido tan implacable como el Estado Islámico de Jorasán, que tiene operaciones en Afganistán, Pakistán e Irán y ha puesto la mira en atacar Europa y más allá. Las autoridades estadounidenses afirman que el grupo realizó el atentado cerca de Moscú del viernes que mató a decenas de personas e hirió a muchas otras.

En enero, el Estado Islámico de Jorasán, o ISIS-K, por su sigla en inglés, llevó a cabo dos atentados en Irán que causaron decenas de muertos y centenares de heridos en un servicio en memoria del exgeneral iraní Qasem Suleimani, quien cuatro años antes fue blanco de un ataque estadounidense con drones.

“La amenaza del EI”, dijo Avril Haines, directora de inteligencia nacional, ante un panel del Senado este mes, “sigue siendo una preocupación significativa contra el terrorismo”. La mayoría de los atentados “realizados globalmente por el EI se han producido en realidad por partes del EI que están fuera de Afganistán”, dijo refiriéndose al Estado Islámico, conocido en inglés como ISIS.

Michael Kurilla, general jefe del Mando Central del ejército, declaró el jueves ante una comisión de la Cámara de Representantes que el ISIS-K “conserva la capacidad y la voluntad de atacar intereses estadounidenses y occidentales en el extranjero en un plazo de tan solo seis meses sin apenas previo aviso”.

Especialistas estadounidenses en antiterrorismo rechazaron el domingo la insinuación del Kremlin de que Ucrania estuviera detrás del ataque del viernes cerca de Moscú. “El modus operandi era clásico del EI”, dijo Bruce Hoffman, un estudioso del terrorismo en el Consejo de Relaciones Exteriores.

El asalto fue el tercer lugar de conciertos en el hemisferio norte que el Estado Islámico ha atacado en la última década, dijo Hoffman, después de un ataque contra el teatro Bataclan en París en noviembre de 2015 (como parte de una operación más amplia contra otros objetivos en la ciudad) y un atentado suicida en un concierto de Ariana Grande en el Manchester Arena, Inglaterra, en mayo de 2017.

El Estado Islámico de Jorasán, fundado en 2015 por integrantes insatisfechos de los talibanes paquistaníes, irrumpió en la escena yihadista internacional después de que los talibanes derrocaron al gobierno afgano en 2021. Durante la retirada militar estadounidense del país, ISIS-K, llevó a cabo un atentado suicida en el aeropuerto internacional de Kabul en agosto de 2021 en el que murieron 13 efectivos militares estadounidenses y hasta 170 civiles.

Desde entonces, los talibanes luchan contra el ISIS-K en Afganistán. Hasta ahora, los servicios de seguridad de los talibanes han impedido que el grupo se apodere de territorio o reclute a un gran número de antiguos combatientes talibanes, según funcionarios estadounidenses de antiterrorismo.

Pero la trayectoria ascendente y el alcance de los atentados del ISIS-K han aumentado en los últimos años, con ataques transfronterizos en Pakistán y un número creciente de complots en Europa. La mayoría de esos complots europeos fueron frustrados, lo que llevó a los servicios de inteligencia occidentales a considerar que el grupo podría haber alcanzado el límite de sus capacidades letales.

El pasado mes de julio, Alemania y los Países Bajos coordinaron las detenciones de siete individuos tayikos, turcomanos y kirguizos vinculados a una red del ISIS-K sospechosos de planear atentados en Alemania.

Tres hombres fueron detenidos en el estado alemán de Renania del Norte-Westfalia por presuntos planes para atentar contra la catedral de Colonia el último día de 2023. Las redadas estaban relacionadas con otras tres detenciones en Austria y una en Alemania el 24 de diciembre. Al parecer, las cuatro personas actuaban en apoyo del ISIS-K.

Funcionarios antiterroristas estadounidenses y de otros países occidentales afirman que estos complots fueron organizados por operativos de bajo nivel que fueron detectados y desbaratados con relativa rapidez.

“Hasta ahora, el EI de Jorasán ha recurrido principalmente a agentes sin experiencia en Europa para intentar cometer atentados en su nombre”, dijo Christine Abizaid, directora del Centro Nacional Antiterrorista, ante una comisión de la Cámara de Representantes en noviembre.

Pero hay indicios preocupantes de que el ISIS-K está aprendiendo de sus errores. En enero, asaltantes enmascarados atacaron una iglesia católica en Estambul, matando a una persona. Poco después, el Estado Islámico, a través de Amaq, su agencia oficial de noticias, reivindicó el atentado. Las fuerzas del orden turcas detuvieron a 47 personas, en su mayoría ciudadanos de países de Asia Central.

Desde entonces, las fuerzas de seguridad turcas han lanzado operaciones masivas dirigidas a sospechosos de pertenecer al EI en Turquía, Siria e Irak. Varias investigaciones europeas arrojaron luz sobre la naturaleza global e interconectada de las finanzas del EI, según un informe de Naciones Unidas de enero, que identificaba a Turquía como centro logístico de las operaciones del ISIS-K en Europa.

Los atentados en Moscú e Irán demostraron una mayor sofisticación, según funcionarios de la lucha antiterrorista, lo que sugiere un mayor nivel de planificación y la capacidad de valerse de las redes extremistas locales.

“El ISIS-K ha estado obsesionado con Rusia durante los dos últimos años”, criticando con frecuencia al presidente Vladimir Putin en su propaganda, dijo Colin Clarke, analista antiterrorista del Soufan Group, una consultora de seguridad con sede en Nueva York. “ISIS-K acusa al Kremlin de tener sangre musulmana en sus manos, haciendo referencia a las intervenciones de Moscú en Afganistán, Chechenia y Siria”.

Una parte significativa de los integrantes de ISIS-K son de origen centroasiático, y hay un gran contingente de cetroasiáticos que viven y trabajan en Rusia. Algunos de estos individuos pueden haberse radicalizado y estar en condiciones de desempeñar una función logística, almacenando armas, dijo Clarke.

Daniel Byman, especialista en antiterrorismo de la Universidad de Georgetown, dijo que “ISIS-K ha reunido a combatientes de Asia Central y el Cáucaso bajo su ala, y pueden ser responsables del atentado de Moscú, directamente o a través de sus propias redes”.

Al parecer, las autoridades rusas e iraníes no se tomaron suficientemente en serio las advertencias públicas y privadas más detalladas de Estados Unidos sobre la inminente trama de atentados del ISIS-K, o se distrajeron con otros problemas de seguridad.

“A principios de marzo, el gobierno de Estados Unidos compartió información con Rusia sobre un ataque terrorista planeado en Moscú”, dijo el sábado Adrienne Watson, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional. “También emitimos un aviso público a los estadounidenses en Rusia el 7 de marzo. El EI es el único responsable de este ataque. No hubo participación ucraniana en absoluto”.

Las autoridades rusas anunciaron el sábado la detención de varios sospechosos del atentado del viernes. Pero altos funcionarios estadounidenses dijeron el domingo que seguían investigando los antecedentes de los atacantes y tratando de determinar si habían sido desplegados desde el sur o el centro de Asia para este ataque en particular o si ya estaban en el país como parte de la red de simpatizantes que el ISIS-K luego contrató e incitó.

Especialistas en antiterrorismo expresaron el domingo su preocupación por la posibilidad de que los atentados de Moscú e Irán envalentonen al ISIS-K para redoblar sus esfuerzos por atentar en Europa, especialmente en Francia, Bélgica, Gran Bretaña y otros países que han sufrido ataques intermitentes durante la última década.

El informe de la ONU, que utiliza un nombre diferente para Estado Islámico de Jorasán, afirma que “algunos individuos de origen norcaucásico y centroasiático que viajan desde Afganistán o Ucrania hacia Europa representan una oportunidad para ISIL-K, que busca proyectar ataques violentos en Occidente”. El informe concluía que había pruebas de “complots operativos actuales e inacabados en suelo europeo dirigidos por ISIL-K”.

Un alto funcionario de los servicios de inteligencia occidentales identificó tres factores principales que podrían inspirar a los operativos del ISIS-K a llevar a cabo atentados: la existencia de células latentes en Europa, las imágenes de la guerra en Gaza y el apoyo de personas de habla rusa que viven en Europa.

Un acontecimiento importante de este verano tiene en vilo a muchos responsables de la lucha antiterrorista.

“Me preocupan los Juegos Olímpicos de París”, dijo Edmund Fitton-Brown, ex alto funcionario de la ONU en materia antiterrorista y ahora asesor principal del Counter Extremism Project. “Serían un objetivo terrorista de primer orden”.


Eric Schmitt es corresponsal de seguridad nacional para el Times y se centra en asuntos militares estadounidenses y antiterrorismo en el extranjero, temas sobre los que ha informado durante más de tres décadas. Más de Eric Schmitt